A los Rama

1

Frío y persistencia, calcínanse con languidez;
sombra, disipada por pulgada, ultravioleta.
brillo transformándose, abandona pinta.

El perfume silvestre emana, la flora hierve el sol.
Ensancha verde irradiación, bosque;
brilla arena áurea en la playa.
Está amaneciendo el Mundo Rama…

Trae la vida, calor, pájaros, suscita agua.
Retorno aquí; siempre huraño,
inmutable: el inmenso árbol, suelo puro,
luminoso mar, río luengo sin bulla…

La reserva, aguda y es tajante
aunque esté lloviendo, siente igual:
tácita.

La efeméride no viene, ni mata aquí…
la década no irrumpe, aquí todo crece, nace,
siempre.
El sol tiene hijos -crían espectro- nunca dañados.
Eternidad talla grafemas sobre oxidados minerales.
Loros y lapas son lanzados arriba, por ásperos brazos
de un árbol
que nunca cesa multiplicar.

Fruición es virgen, viva, afanosa de parir,
hambrienta.
Raíces se retuercen para beber, envían vértices
para siempre sumergirse, saciarse. Los ríos patinan
para lamer toda boca sedienta, astros múltiples.
Jabalís rumian siempre por entre palos,
para cebar pueblos.

En esta tierra, meretriz de quimeras,
el pasado arrulla al presente
en cicatrices de luz, barro o madera.
Los indígenas miran las entrañas de un pez
y saben. Jamás olvidan, fonemas nacen gritando la vida
a todo lo que existe.

El músculo ha lanzado sostenible caza
con vocación de carne, estómago y huesos.
Materia estalla, se reorganiza, obedece
cultivo,
cuerpos bronces y humanos de gnosis nauta…

Indígena Rama, jinete de altamar, rompes olas imposibles,
humanidad soleada empuñando lonja de sustento.
Desde niño hasta anciano aventajas el sol, abordo dory,
horas celestes llenan tus ojos con caídas de gaviota…
acuíferos campos muéstranos tu país.

Adentras fértiles y densos humedales, cocodrilos
te miran pasar,
la Sierpe asesina foráneos invasores,
entre árboles se iluminan vernáculos espíritus,
y huracanes transitan sin herir los indios.

¡Rama, fruto, fisiología de trópico sigiloso!
Clorofila te embriaga, mima tus pies la arena,
llena tus ojos con explosión celeste,
condesciende el viento.

-Matriz vasta, envuelves tus niños.

Un indio sin tierra, no es indio.

2

Centenares de siglos hace
catervas corrían durante cortas vidas.

Del Asia migraron números inmensos,
caminos, tras pasos de voluntad.
Biografías avanzaban, entre caminos de pastos,
glaciales blancas:
parecían continuar el universo.

Cazadores primitivos a vanguardia
acorralaban mamuts y rinocerontes lanudos
para alimentar.
Medio frío, bajo copos: ascendientes Rama.

Trazaban caprichos humanos en geografía
con frío en los ojos, narices, orejas.
En mundos llenos de tundras heladas,
primogénitos americanos acosaban tierra.

Civilizaciones de éxodo
cultivaron teologías proféticas,
-abundancias aguardan, decían
epopeyas.

En Occidente medio, algunos se creaban,
otros avanzaban; tajaron por sierras,
valles, praderas, pero querían selva.

Al reparar extenso camino
arribaron a un país fragante, entero de sol,
viento, mar…
Un reino nuevo, vomitaba astros,
sangraba el verde más intenso,
les adoptó.

No arrastrarían más carga,
tenían nada qué temer…
el cazador se tornó guardián
sometiendo humildad y presa.

Niños correrían desnudos sobre playas
perros mansos juguetearían con ellos,
podían tener chozas, grandes entradas
abiertas al viento.

Tardías eras luego…
Noche fría, Colón arribó a costa,
secuestró dos indios: explotó guías.
Un invento llamado Guatemala procreaba español,
imponía credo.
Implantadas León y Granada,
otros indios desaparecían…
anonimato, guardaba los Rama.

Ultramar invadía: maderas carabelas,
brillaban aguas, orientados objetos cargados,
bajo imperio de celosos y reprimidos ortodoxos.

De helada tierra, donde perpetua guerra,
rugía peste negra, reinaba la lepra:
ultraje analfabeto, montados los fieros.
Fue entonces: bucaneros
dieron soborno traidor a los Miskitos,
para Inglaterra.

Detonadores y proyectiles a desigual cambio.
bulla, paz acuchillada, indios embriagados
de panegirismo sajón y whisky.
Laureles-marioneta para un rey Mosco.

Los Rama dominados, soberbia manipulación.
Novel secuaz de Calibán inició tráfico,
luego irrigación evaporadora, de un pueblo.
Entero un planeta con mampostería Indígena.
y labor cautiva.

Ocultos, fugitivos en aíslas selvas,
Huían: pragmática xenofobia.
Menos hostiles fueron aldeas del Pacífico
-en ocasiones-.

En universo de diseño divino,
cornucopias entonadas a veces rojas otras blancas,
sanas extensiones de corales o caoba
y letras de poesías verdes…
plantó asentamiento la brutalidad.

Centurias luego, vino pacificación.
Industrias de hamacas, frágiles cáscaras de carey,
dorys, e hilos de algodón:
blandearon con especia al emperador.
A Hannibal el Rama
dio la monarquía, Rama Cay.

Puritanos inmigraron a English Cay
famélicos con derogar cosmovisión:
protestantismo anglosajón, griega retórica,
bautismos de novicios Moravos.
Les avisaron que culto otro es caída,
y estado natural, salvajismo…
tenaz ignorancia caucásica baldearon.

Occidente y su dinámica saben poco sobre bosques
-nulas son palabras en el rumor de un río-.
Impredecible es el juego perseverante de sincretismos
y los Indígenas ajustaron institución.

Fugitivos y harapientos africanos
ocultábanse, náufragos en archipiélagos.
Historia aniquilada, oscuranas heladas
entre palmeras y pantanos de manglar.
Trincheras de flora, temor, discreción,
cómplices Ramas en Monkey Point.

Pactó en Managua, burocracia moderna;
en emulación imperialista Londres huyó.
Transmutada mosquitia en reserva:
náutico socavón, artificio, codicias.
Rubios colonialistas, fragmentos en trata,
impertinente miopía positivista.

En hilos de borrasca agostiza,
envió Zelaya cuerpos
a suprimir el estado cantonal.
Final ejemplar soberano,
ya mitad Rama, desertó.
Contrataron semánticas
como bastas ocasiones, para dogmas.
Se confortaron los nuevos amos
con fútiles redacciones abstractas,
coacción y tragos de ron dieron fe,
a firmas decapitadas.

El Diablo, fuerte y progresista
estrujaba ambición sensacional.
-Querías atravesar topografías con espada,
apostar ferrosas naves gigantes, de vapor-.
Semejante afirmación rimbombante
para tal Estadito, indefinido.

De nuevo gritó convención oficial,
apropiación tumultuosa, etnocéntrica.
Irónico, de ciencia comprometida:
-¿Indígenas nómadas, granjeando?-
Es legislación traicionera la ambigua;
así cobarde, complica examen llano.

Los años prorrogaban en monzón,
y cláusulas civilizadoras.
El sórdido estruendo del dólar
con dentaduras de hierro, humo y concreto
explosionaba en tímidas faces.
Tropas prosaicas comprimidas en Wall Street,
codiciaban en sus menús al Mundo Rama;
United Fruit Company pasó rasguñando
a húmedos silvestres y labores degradadas.

Somoza, en fácil recurso al latifundio
incitó campesinos, en hogueras kilométricas
alimentadas por cuerpos faunos e inmensas caobas.

La época ésta,
vio Monkey Point ocultando militares.
El golfo paría proyectiles, cañones,
erguidas alambradas, silencio marcial
y una pista aérea.
Embarazaron niñas, forzaron tarea.
Meses en vaivén de combate anticastrista,
personal herido.
-una grey y avergonzada cicatriz
sana en el litoral.

Los ochenta: una conflagración fratricida
de mutuo chantaje.
Apasionados sectarios, nuevos poseedores,
dogmáticos, seudo-justicieros de la historia,
sádicas caricaturas de megalomanía,
demagogos y asesinos de indígenas.

Evangelizaciones marxistas por doquier,
erradicación de desobediencia.
Coléricos vándalos, contradijeron con balas
a resistencia pasiva.
Tornaron disposición tradicional en CDS.

Aprovecharon trastornados republicanos,
divididos entre apocalíptica faja bíblica y plutocracia,
a comunidades aterrorizadas.
Covert operations de la CIA,
mostraban armería y uso de radios.

Recursivos guerrilleros probaron ser los Rama,
ocultos nativos donde vacío de luz,
se revelaban luego disparo fatal.
Resueltos e invisibles, excitaron demasía
Monkey Point, Willing Cay, Yolaina, Torsuani, Río Maíz…
explotaban bajo B-50s de extinta guardia.

Estrategia oportunista de liderazgo bastardo,
iniciativa sin reglamentación, para enmascarar
nula voluntad. Freno de combate regionalista:
bajo tutela comprometida
totalitarios, legislaron autonomía.

3

Se encaminan nerviosas hormigas,
rocíos pasan fugitivos en mañanas soleadas,
aún crujen tallos en la boca de un tapir.
Hemos viciado verdades, siguen cifradas.
Crece el diámetro de un cedro, prosigue
caminos, eternos
de selva.

Entre tanto
playas siguen rugiendo gargantas de ola…
Veteranos espadas prosiguen faenas,
descansan en hamacas, miran lo alto,
remembran guardarse, oían explosiones,
repeticiones, martillos de metralla,
fragancias de pólvora y sangre quemada.
Cierran en sopor, viejos ojos de piel dura.

Un dory se desliza, el Maíz sigiloso.
Espacio sobre: lleno escándalos de ave,
bejucos y musgos, lagartijas que corren…
Más adentro, menos luminiscencia.
Fortísimas presencias/ausencias, introvertidas.
En Mundo Rama mientras cazas,
remas, inmensidad cohíbe entero.

-El tiempo es turbada polea,
gira sobre eje propio:
Han vuelto fantasías canaleras,
corporaciones adiestran presentación.

Estafadorcillos siguen, tal enfermedad.
Poquitos dólares, prostituyen miserables,
embisten penas de narcos sodomitas:
leguleyo, sobornos, insultos y homicidios.

Mutilados árboles resisten insolencia.
Cinco siglos de perversa altanería
yacen carencia, a pacientes eones solitarios.
Indios Rama no existen sin tierra
y ella urge defensores.

Veneran el alba, la corriente, calma.
Leen longevidad sobre carcomidas rocas.
Son entes de paz, soplados por clorofila,
eterna sangre, emancipada del tiempo.
Recorren, hombres y mujeres naturales,
una raza antigua que refuerza especie.

La Eternidad seguirá en vicisitud.
Desatenderá cláusula, perecerá ideología,
habrá de morir la fútil ambición.
Talvez se pierda el bosque, pero algún día
regresará.

Álvaro Vergara
About Álvaro Vergara
Álvaro Vergara (Bogotá, 1982) Is an English, Spanish and Kriol-language poet, critic, narrator and multidisciplinary digital artist who grew up in Nicaragua´s Caribbean Coast. Vergara is undoubtedly one of the most recognizable creators from the new generation. In 2007, he published Conflagración Caribe (Managua, INC-enitel) Spanish and Kriol-language poetry with deconstructive lyrical form and a contemporary perspective on several historical literary subject-matters like love, lust, politics, ethics and the existential self. In 2010, Vergara's poetry was also included in 4M3R1C4 Novísima Poesía Latinoamericana (Santiago de Chile, Ed. Ventana Abierta) along with a selection of the most vaulting young avant garde poets from every country in Latin America.