Al Poeta Ernesto Cardenal y su Nicaragua

Recuerdo cuando tenia unos 16 años vivía todavía en Bluefields con mis padres y en un viaje a Managua compré Epigramas de Ernesto Cardenal; yo estaba enamorado de una pasante que trabajaba con mi madre en una ONG indigenista, pero la chica jamás me haría caso. Para mi propia salud mental y hacer sentido de ese amor imposible me repetía constantemente el “Al perderte yo a ti” y eso calmaba mi dolor.

Años después conocí al poeta Cardenal en distintas ocasiones y siempre me trataba con una gran dulzura. Una vez yendo a Bluefields me lo hallé en el aeropuerto (él iba a San Carlos) y le regalé una copia de mi libro, me sentí tan feliz. Los poetas de mi generación salimos con arranques de nietos irónicos, mal acostumbrados a la libertad de expresión hacemos gracia de todo lo que se nos ponga en frente. “Ideay, este roquito vino en piyama” recuerdo que le dije una vez al de al lado en una presentación de libro; claro, con cariño al legendario poeta.

En estos días el infame de Daniel Ortega, está desquitando su falta de responsabilidad personal y de vergüenza, con este genuino orgullo nuestro. Como si el Padre Cardenal tiene la culpa que Ortega sea un depravado del peor tipo y que en consecuencia sea non-grato en cualquier lugar donde haya gente que respete a las mujeres y a las niñas. Es comprensible que Fernando Lugo como teólogo de la liberación, quiera ver a personajes como el poeta Cardenal y que el poeta se exprese al fin y al cabo ésa es su función.

Ortega no se ha ganado nada limpiamente en toda su vida (mucho menos el derecho a ser presidente) y está rodeado de gente a la que no se le revuelve el estómago al tratar con un aberrado de semejante calibre. Muchos de sus colaboradores más cercanos tienen que ser iguales o peores, o por lo menos ser misóginos sociópatas que se limitan a fantasear con el tipo bajezas que Ortega ha llevado a la práctica, para tolerarlo.

Este planteamiento es evidente al ver las “noticias” psicofantes del Canal 4 en donde a veces las locuciones carecen de sentido por el esfuerzo sobrehumano de maximizar las posibilidades de caber insultos en un enunciado oracional. Por Dios, sólo falta que pongan un espiral que gira y frecuencias ultrasónicas para idiotizar más a los zombies chintanos de gorra magenta que ven esta basura en la tele. El programa de Alberto Mora se ha convertido en un Rey Midas que convierte todo lo que toca en excremento, desde al Cardenal Miguel Obando y Bravo hasta Roberto Rivas, la autoridad electoral que siempre da la primicia a esta aberración de “periodismo”.

La razón por la cual Ortega y sus monos alados emprenden no sólo contra el poeta Ernesto Cardenal sino contra: los medios de comunicación que no están en su planilla, las ONG’s, las organizaciones de mujeres, los organismos multilaterales, el Movimiento Renovador Sandinista, la Asamblea Nacional, el Partido Conservador, el Movimiento Vamos con Eduardo, los organismos de observación electoral, la OEA las Unión Europea, la Policía y el Ejército (en fin, la sociedad nicaragüense), es porque lo que más odian es que la gente piense.

En Honduras cuando los movimientos de mujeres con gran valentía expresaron su rechazo por este violador de niñas, de la historia reciente; Hugo Chávez dijo: miremos hacia el futuro. Pero a la hora de despotricar contra el colonialismo él y su compinche pederasta- presidente son número uno para quedar roncos de gritar tantos insultos. Esto (el sentido común) es lo que nos quieren quitar con embrujos baratos y censura. Además quieren pagar la campaña de desinformación con la plata de nuestros pueblos.

En Managua todas las rotondas están tomadas por “madres de héroes y mártires” cuya hambre las obliga a vender la memoria de sus hijos caídos; en pos de defender la dignidad de un violador desquiciado. Les ponen toldos, letrinas portátiles, música y los tres tiempos para que intimiden a una población que tiene frescas las cicatrices de todos los asesinatos que carga este gangster y su apañadora (que de paso es madre de la niña que Ortega violó por dos décadas).

Al parecer la nueva moda es victimizar a la tercera edad, tanto dentro de las filas del FSLN que usurpó este matrimonio maquiavélico, como en su disidencia; éste segundo caso es el del insigne poeta Ernesto Cardenal. Ha de ser terrible despertar en la mañana y caer en cuenta que por las próximas 16 horas tienes que ser Daniel Ortega o Rosario Murillo, nadie los quiere. La gente que los tolera es por hambre y miedo.

Yo aplaudo la valentía del poeta Cardenal y estoy contento de que las mejores plumas de Nicaragua y el mundo estén poniendo a este par de degenerados en su lugar. Me contenta que las personalidades nicaragüenses de mayor criterio y prestigio se sumen a la defensa del poeta y su pueblo ultrajado.

Me enorgullece más que la juventud, especialmente artistas y provocadores como Augusto Mejía e Israel Lewites desde un principio están luchando en forma civilizada contra toda la infamia que promueve este sucio asaltante sexual. Siento enorme gratitud con los grafiteros anónimos que han llenado las calles de Managua con frases que todos pensamos. Esperemos que nosotros, la sociedad nicaragüense de una vez por toda, libremos la batalla que salve nuestra democracia.

Álvaro Vergara
About Álvaro Vergara
Álvaro Vergara (Bogotá, 1982) Is an English, Spanish and Kriol-language poet, critic, narrator and multidisciplinary digital artist who grew up in Nicaragua´s Caribbean Coast. Vergara is undoubtedly one of the most recognizable creators from the new generation. In 2007, he published Conflagración Caribe (Managua, INC-enitel) Spanish and Kriol-language poetry with deconstructive lyrical form and a contemporary perspective on several historical literary subject-matters like love, lust, politics, ethics and the existential self. In 2010, Vergara's poetry was also included in 4M3R1C4 Novísima Poesía Latinoamericana (Santiago de Chile, Ed. Ventana Abierta) along with a selection of the most vaulting young avant garde poets from every country in Latin America.